2008-08-20

Estimulación Temprana.-


La estimulación temprana es una disciplina terapéutica que asiste al bebé que se encuentra en riesgo, ya sea a causa de enfermedades o de alteraciones que pueden comprometer su desarrollo psicofísico e intelectual. Como tratamiento, es un proceso dinámico y constructivo que agrupa distintas especialidades: Pediatría, Neuropediatría, Genética, Psicología, Psicopedagogía, Fonoaudiología y Terapia Ocupacional.

A través de diferentes ejercicios y juegos, el equipo de profesionales que trabajan en estimulación temprana fomenta la capacidad de aprendizaje de los bebés. De todos modos, es necesario aclarar que la Estimulación Temprana (ET) es mucho más que una serie de ejercicios, masajes o caricias.

Tiene un objetivo determinado e integral: debe ocuparse tanto del desarrollo físico como intelectual. Por ello, a partir de estímulos repetitivos se potencian las funciones cerebrales que resultan de mayor interés a largo plazo. Están involucrados aspectos físicos, sensoriales y sociales del desarrollo del niño y se irán desarrollando aspectos intelectuales, como su capacidad para la lectura o el cálculo matemático, así como conocimientos de todo tipo.
.
Es fundamental tener en cuenta que la maleabilidad del cerebro decrece con la edad. Por eso, los ejercicios de estimulación coinciden con la etapa que va desde el nacimiento hasta los 3 años. Es decir, durante el máximo desarrollo neuronal.
Hay cuatro factores que pueden alterar el desarrollo normal de un niño:

1- Lesión directa sobre el Sistema Nervioso: este tipo de lesiones tienen consecuencias irreversibles, tales como la Parálisis Cerebral Infantil y la mielomeningocele.

2-Afecciones genéticas: trastornos que provoquen alteraciones en el funcionamiento del Sistema Nervioso, como trastornos psicológicos y bloqueos en desarrollo físico.

3-Alteraciones genéticas: trastornos originados en la concepción. Pueden ocurrir en la unión de cromosomas o defectos en los genes que alteran el desarrollo normal del bebé. El más común es el Síndrome de Down.

4-Riesgo Ambiental: factores tanto económicos como culturales que impidan explotar al máximo las posibilidades del bebé.
.
Todas estas aleteraciones pueden ser prenatales (entre la concepción y el nacimiento), perinatales (en el momento del parto) o postnatales (luego del nacimiento). Durante los 18 primeros meses de vida, el niño se desarrolla y aprende más velozmente. El cerebro reconoce y se adapta a determinadas conductas. Es allí donde debemos proveerle al niño estímulos y patrones de movimiento normales.
.
Los estímulos, entendidos como impactos sobre el ser humano, deben ser tanto externos como internos, físicos como afectivos. En muchas ocasiones se trabaja a través de los sentidos de la visión, audición y tacto, y la estimulación propioceptiva. Si bien un programa de estimulación puede resultar rutinario por la necesidad de su aplicación diaria, el tiempo invertido y los resultados obtenidos, su efectividad, siempre resultan satisfactorios.


¡Bienvenidos!

En este espacio virtual buscamos informar sobre distintos aspectos de la Fonoaudiología en sus áreas de aplicación:
*Vocal
*Lenguaje
*Audición
*Sist. Estomatognático
Invitamos a todos aquellos que tengan una opinión formada y/o experiencia en los distintos temas a dejarnos sus comentarios.
Si quieren publicar algún artículo no duden en escribirnos.
Muchas Gracias!